Turismo, naturaleza y patrimonio inmaterial en Buenavista


Buenavista es un municipio quindiano que, en cuanto se relaciona con el turismo, presenta muchas potencialidades en sus paisajes y en su Patrimonio Cultural Inmaterial.

Sin embargo, cuando se quiso cristalizar el único proyecto de turismo de naturaleza se eliminó un punto de encuentro religioso, el cerro de las Tres Cruces, para instalar allí una estación del teleférico, que finalmente resultó fallido

El Cerro de las Tres Cruces ha sido para los buenavistenses, el principal sitio de peregrinación y es uno de los puntos geográficos más altos de los alrededores. El tercer día de cada mes y el 3 de mayo, conservando creencias religiosas de nuestros pueblos de la región Andina, los peregrinos suben a orar, constituyéndose esto en el componente más destacado de la tradición de sus ancestros.

Cuando se construyó la estación del teleférico, debieron desmontar las cruces de cemento, lo que en su momento fue cuestionado por la comunidad, a quienes tampoco se les socializó el nuevo emplazamiento turístico. Como siempre había ocurrido, se impuso un criterio de andamiaje turístico desde la mirada de solo uno de los actores, en este caso el oficial, que también detenta lo económico.

 

Patrimonio cultural inmaterial
Hoy para reducir la deuda con los pobladores, se proyecta un nuevo parque temático, que se ha denominado Tolrá, en recuerdo al primer nombre que tuvo Buenavista.

Lo ocurrido en el pasado, y también lo tratado por la sociología del turismo, debe servir de lección para consultar a las comunidades sobre los nuevos proyectos, máxime cuando se trata de vulnerar nuevamente la costumbre religiosa de subir al cerro a cumplir sus promesas, como todavía ocurre.

Patrimonio cultural inmaterial como insumo para un turismo de Buenavista permitirá no solo resignificar el Cerro de las Tres Cruces, sino que permitiría sensibilizar a sus habitantes sobre la historia, culinaria, artesanías, la toponimia, la genealogía familiar y el desarrollo artístico. Es necesario revitalizar dos espacios museísticos que posee, el llamado Museo de Historia y Tradiciones, en la entrada principal , y el tradicionalmente manejado por la familia Jiménez. Los chorizos y las preparaciones de cerdo, así como las quesadillas deberán estar en la oferta local, junto con sus artesanías de guadua.

Cuatro festividades deben ser tenidas en cuenta para la construcción de un empoderamiento turístico: la Semana Santa en vivo, las fiestas aniversarias, el encuentro de hijos ausentes y las fiestas patronales de la Virgen del Carmen. Como ocurre en otros municipios cordilleranos, las tertulias históricas, las conversaciones con sus personajes y adultos mayores y la participación de los jóvenes ayudará a instalar un proyecto turístico con identidad. Literatos y pintores del municipio, cuyas obras son ya conocidas en el pequeño núcleo urbano que es Buenavista enriquecerán el sentido del turismo cultural, como ocurre, por ejemplo con los murales del artista Sigifredo Ocampo Gómez.

Los apelativos de Buenavista
En cuanto respecta a los nuevos proyectos de turismo de aventura y de naturaleza, las charlas con sus habitantes deben ser determinantes en el perfil de las iniciativas, y es aquí donde entra la consideración de la toponimia.

Tolrá no debe ser el nombre para la nueva denominación del parque mirador. Ello nos recuerda aciagos momentos de la historia, por lo cual se debe acudir a la remembranza indígena, lo celebrativo, lo descriptivo y lo poético. Porque Tolrá corresponde al apellido de un oficial español, cruel comandante militar que vivió en el siglo XIX y no fue de la causa libertadora.

Buenavista tiene cantidad de apelativos o perífrasis que dan razón de su belleza ambiental y paisajística. Ellos son, entre otros, ‘Mirador del Quindío’, ‘Ventana del Quindío’, ‘Paisaje de Amor y Paz’ y el más evocador, ‘A una cuadra del cielo’, asignado por un poeta terrígeno, Mariano Salazar.

La vocación turística le ha endilgado otros: ‘Paisaje, armonía y paz’, ‘Mirador Paisajístico’ y el que aparece en su escudo, ‘Buenavista, tierra de paisaje’.

Son bastantes sus atractivos naturales rurales: Cañón de los Juanes, sendero Camino de los Indios, microcuenca La Picota, mirador de la Virgen del Carmen, mirador de la Lechería, cerro del Tolrá, colina del Verdum, mirador de los Parques y Las Margaritas.

En la zona urbana, otros miradores completan la oferta del paisaje: Parque Cafetero, parque Mirador del Cementerio Municipal, parque de Recreación El Mirador y el alto de la Virgen del Carmen.

 

Las cuencas que bañan a Buenavista
Con relación a los recursos hídricos se destacan, entre otros, las siguientes quebradas y riachuelos que bañan el territorio montañoso de Buenavista: Los Juanes, Las Delicias, La Picota, Paraguay, La Mina, Palonegro, Las Gurrias, Las Balsas y Río Verde.

Los Juanes forma un cañón esplendoroso, La Picota es zona de pesca.

Otros elementos de su patrimonio natural y cultural se vinculan al turismo: el paisaje y la cata de café en el sitio más representativo del turismo actual, Café San Alberto. La antigua Granja Experimental Paraguaicito, desde la cual se puede observar la avifauna de parajes cercanos. La casa de la cultura, que ofrece otros murales del maestro Ocampo y una muestra arqueológica. El Alumbrado Navideño del 7 y 8 de diciembre, que presenta un motivo del yipao, organizado por los motoristas.

Paisaje y Patrimonio. Solo falta en este binomio la gestión ciudadana. Colombia posee una herramienta cultural, contenida en la ley 1185 y su decreto 294 de 2009 que se traduce en una municipal Lista Representativa de Patrimonio Inmaterial. Ella podría ser el soporte y el motor de nuevas posibilidades turísticas, si se usara con responsabilidad.

Buenavista, y todos los municipios del Quindío, podrían tener otra vez la vida apacible de sus contornos. Se podría enrutar al departamento en el recuento de historia y anécdotas para la producción turística.

En cada poblador se vería un transmisor de la tradición y en cada casa autóctona, un recinto de la memoria. Un ejemplo de ello podría ser la transformación de la casa del Balcón, la más visible de la carretera principal que accede a Buenavista por su riqueza arquitectónica, que sería otro valor para destacar.

Por Roberto Restrepo Ramírez y
Néstor Eduardo Hernández Morales.
EAM

©2017 venalquindio.com | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS VEN AL QUINDÍO ES UN PRODUCTO DE LA CRONICA S.A.S. - VER TÉRMINOS Y CONDICIONES